Crecimiento y desarrollo

Pediatría Humanizada

Crecimiento y desarrollo

El crecimiento y desarrollo de un niño constituyen dos conjuntos de signos de gran utilidad para determinar el estado de salud de los pacientes en edad pediátrica.

Sólo a través de observaciones y mediciones repetidas con intervalos regulares de tipo y graficadas en curvas estandarizadas puede evaluarse el crecimiento. El desarrollo, en cambio, es la adquisición de funciones con aumento de la complejidad a través del tiempo y comprende fenómenos de maduración y adaptación.

El crecimiento tiene diferentes velocidades, ritmos, momentos y equilibrios según la etapa de la vida del niño siendo por lo general más acelerados en cuanto más pequeño es. Es un fenómeno dinámico que refleja el estado psicosocial, económico, nutricional, cultural, ambiental y de equilibrio orgánico en el que se desarrolla.

La monitorización del crecimiento se realiza a través de las mediciones de talla, peso, perímetro de la cabeza, entre otros y comparándolos con parámetros poblacionales ya establecidos por la Organización Mundial de la Salud según la edad y el sexo.

El desarrollo psicomotor, en cambio, es la adquisición progresiva de habilidades funcionales en el niño, reflejo de la maduración de las estructuras de su sistema nervioso, de los órganos de los sentidos y de un entorno psicoafectivo adecuado y estable.

Existen diferentes rangos de normalidad en cuanto a las adquisiciones de las habilidades esperadas según la edad. La evaluación por parte del pediatra incluye evaluar y observar el adecuado logro de estos hitos del desarrollo para intervenir de manera oportuna, si así fuera necesario.

REALIZA TU CONSULTA EN LÍNEA O EN CONSULTORIO 
Sin comentarios

Publica un comentario

Abrir chat
1
¡Hola! ¿En qué podemos ayudarte?