Cuidados de la piel

Pediatría Humanizada

Cuidados de la piel

La piel del recién nacido juega un papel fundamental en la transición desde el medio intrauterino hacia el medio extrauterino después del nacimiento ya que su integridad es esencial para el mantenimiento de la función de barrera y protección, así como de la regulación de la temperatura del cuerpo.

Las características anatómicas de la piel del recién nacido están íntimamente relacionadas y adecuadas a su comportamiento fisiológico y el grado de madurez y su adaptación progresivas al medio serán determinantes en la aparición de determinados cambios y alteraciones propios de esta etapa de la vida.

La piel bien desarrollada del recién nacido es una protección efectiva contra agresiones mecánicas pero la manipulación poco cuidadosa puede producir lesiones en la piel accidentales generando puerta de entrada a las infecciones. Por ello, se deben extremar las medidas higiénicas, principalmente el lavado de manos previo al contacto.

El baño del bebé debe ser breve utilizándose una pequeña cantidad de jabón neutro y ejerciéndose un masaje muy suave. No es necesario de inicio el baño diario. Se deben cortar bien las uñas y no se deben introducir bastoncillos de algodón en los conductos auditivos.

El cordón umbilical se desprende por sí solo a los 5-10 días de vida y sólo es preciso mantener la zona limpia y seca. Se recomienda evitar el alcohol y el yodo, usualmente basta con utilizar agua y jabón de manera cuidadosa.

El cambio de pañales debe ser frecuente, como mínimo, con cada toma de leche. Los pañales tienen un efecto oclusivo que aumenta la humedad y el riesgo de infección local y la absorción percutánea por lo cual es sumamente importante secar de manera adecuada después de cada cambio de pañal. Se pueden aplicar cremas que cumplen función de barrera que usualmente contienen agua, talco, glicerina y óxido de zinc.

Se pueden utilizar además cremas emolientes después del baño compuestas de vaselina, ceras, lanolina o ceramidas que evitan la deshidratación de la piel. Es importante saber que se desaconseja el uso rutinario de antisépticos tópicos ya que pueden alterar el ecosistema microbiológico habitual de la piel y favorecer las infecciones así como el riesgo por toxicidad.

REALIZA TU CONSULTA EN LÍNEA O EN CONSULTORIO 
Sin comentarios

Publica un comentario

Abrir chat
1
¡Hola! ¿En qué podemos ayudarte?